Trading y scalping gráfico

Trading y scalping gráfico,
¿es tan fácil ganar?

El gráfico del precio: ilusión y oportunidad

(Metáfora sobre el gráfico aplicando los cuatro niveles del aprendizaje)

«El mercado es un río lleno de trampas en el que solo estás invitado para perder»

Julián Resquicio

Nivel de desconocimiento inconsciente

El chart es para la mayoría de los traders novicios como un gran río repleto de peces el en que, aparentemente, basta con meter la mano para sacar alguno (simplicidad engañosa del trading en el nivel del “desconocimiento inconsciente», el más básico, el de los novatos), para profundizar más, lee nuestra entrada sobre poker y trading. Sin embargo, las orillas de ese río son profundas y no deberías meter la mano allí tan a la ligera, pues el riesgo de caer al agua y ser arrastrado por alguna gran nasa y ahogarte es notable, salvo que sepas nadar muy bien, lo que probablemente no es tu caso, pues de ser así ya no verías la corriente del río como una gran oportunidad, sino más bien como una posibilidad o, mejor aún, como una probabilidad.

Además, nosotros solo disponemos de las manos para pescar, mientras que en el río navegan numerosos pesqueros bien equipados (traders profesionales, pequeñas instituciones, etc.) que, además de tener muchas más probabilidades de éxito por su gran resistencia, representan una amenaza para nosotros si se acercan a esa orilla en la que metemos la mano.
Nuestra única posibilidad de éxito consiste en idear algún arte de pesca (sistema, método) que nos permita pillar algo con el menor riesgo posible. Aun así, a veces, tras un esfuerzo infructuoso, no solo no pescamos nada, sino que incluso perdemos nuestras artes (nuestros stop loss) al ser estas arrastradas por los pesqueros.

Nivel de desconocimiento consciente

Tras recibir varios zarpazos, pronto descubrimos que nuestro éxito está muy ligado a nuestra pericia, a la observación sistemática de las orillas, al estudio detenido del flujo de las aguas (estudio y valoración del mercado, previo a nuestra intervención en él) y al uso y destreza en el manejo de nuestras artes (experiencia adquirida y dominio de las herramientas de trading), pues somos ya capaces de presentir el riesgo de ese río. Estamos entrando en el “nivel de desconocimiento consciente”) Lo desconocemos casi todo, pero al menos somos ya conscientes de ello.

Además, intuimos que es preciso actuar en los momentos en que se dan las condiciones óptimas, meteremos la mano, muy brevemente, solo cuando observemos que una gran red acaba de pasar (zonas de oportunidad, sobre todo para el trading intradía de muy corto plazo, o para el scalping). Para ello hemos de estudiar la velocidad de la corriente, la hora más conveniente, la profundidad de la orilla en la que deseamos pescar y, por último, la posibilidad de evitar el contacto con las naves midiendo su velocidad y proximidad a nuestra orilla. Si dominamos todo esto, pescar es una “posibilidad”, pues nuestra formación sobre trading y mercados ha alcanzado claramente el nivel de “conocimiento consciente”.

Probablemente ya podremos disponer de un pequeño pececillo para nuestra dieta diaria, que no está nada mal (obtener la rentabilidad del mercado), pero eso, no nos va a contentar.

Nivel de conocimiento consciente

Si tus aspiraciones o tus ambiciones, legítimas por lo demás, son seguir creciendo, hasta obtener una pesca diaria para vender (lo que hacen, por lo general, los traders profesionales, aunque a pequeña escala) la cosa se complica bastante. Tu inversión en artes (cañas, nasas, licencias, etc.) se ha de multiplicar (necesidad de un mayor patrimonio para operar) y además deberás acercarte más a la orilla, con lo que la eventualidad de ser arrastrado se incrementa.

También es mayor tu riesgo si tus artes, ahora más visibles y vulnerables, son arrastrada por los barcos (stops loss más dimensionados que los tuyos) Aun así, no pienses que todo será ideal, no, no lo será

Nivel de conocimiento inconsciente

A partir de ahora, probablemente habrás alcanzado, en cierta medida, el “nivel de conocimiento inconsciente”, habrás mecanizado tus recursos y sabrás meter la mano en el río con un cierto nivel de oportunidad, con una cierta “ventaja”, pero no cantes victoria, unos días llenarás la cesta y otros perderás un mogollón de aparejos y deberás quedarte con las deudas contraídas para su compra. Esto sin olvidar las tasas que te cobrará el guarda de aguas (comisiones y horquillas del mercado y de tu broker)

Y no lo olvides, cualquiera que sea tu nivel adquirido, el río es peligroso y por lo general no te darán mayor autorización que para “toma y suelta”, lo que no es una bicoca, pero ¡si al menos amortizas los gastos de aparejos mientras creces y disfrutas!


© 2019 Julián Resquicio / todos los derechos reservados / contodoycontado.com


SpanishEnglishFrench