6-poemas de juventud

Seis poemas de juventud

Nota al lector

Los seis poemas que siguen son simplemente un perfume de mi juventud que luego se esfumó con el esfuerzo continuado del estudio y el trabajo simultáneos. Algunos de ellos son simples visiones de mis hijos cuando estos tenían de 1 a 4 años; otros, reflejan momentos líricos sustentados en los objetos domésticos (los pájaros enjaulados, ¡me gusta verlos en libertad!), o sencillos asuntos escolares (ganar un concurso de barquitos de papel en el cole) o, incluso, basados en recuerdos de mi propia infancia (el de la gallinita, ¡el poeta de tercera que hay en mí nació en un cortijo, en plena Sierra Morena!)

Todos ellos datan de los años ochenta, luego, el poeta permaneció durmiente hasta hace un año, tal vez dos, no lo sé. Fue especialmente una tierna amiga de Twitter, “Vicki” (a ella no le agrada este apelativo), a quien respeté y amé profundamente a su pesar, quien con sus dulces y siempre lacónicas ponderaciones me hizo retomar esta faceta de mi vida que era algo cuyo germen dormía dulcemente en algún rincón de mi alma.

Desde aquí, por si llegase a leer esto, deseo expresarle mi agradecimiento más sincero: “Vicki, todo podía haber sido muy diferente de no ser porque siempre vives para adentro y te proyectas en la superficie de las cosas”

Ella conoce los poemas y es quien me ha animado a publicarlos. No los mires como obras creativas, son simplemente, pinceladas de mi juventud todavía no contaminadas por la furiosa vida que luego me tocó vivir.

Eran mis primeros años universitarios, cuando este país flotaba aún en la miseria, pero nuestros jóvenes corazones anhelaban ya desesperadamente una salida.


Ese primer añito

Las piernas separaditas
el culito abultadito
deletreando palabras
que solo entienden los chicos
va recorriendo mi entorno
como un torpe remolino.

Aspavientos con las manos
hace sin cesar. ¡Dejad,
dejad que corra y que ría
que me inunde su corriente
que quiero ver lo que siente
mi alma tendida en su orilla!

Contar hasta diez

Con sus deditos
en abanico
mirando fijo
como los mueve
le veo contando
del cinco al nueve

Ya terminada
la operación
los ve junticos
¡Cuatro!, ¿lo ves?
Y uno de pico

eNJAULADO

Me duele el trino amarillo
del pajarillo enjaulado

Mas yo te liberaré…

Su breve, su torpe vuelo
su tropezar angustiado

Mas yo te liberaré…

Ver cómo mece su pena
cuando me siente a su lado

Mas yo te liberaré…

Como inventando su cielo
tras los barrotes dorados

Mas yo te liberaré…

Inventando libertades,
más libertades de pájaro.

La gallina y el huevo

La gallinita
nos pone huevos
los pone blancos
los pone frescos

Voy despacito
a su ponedero
le echo unas migas
me llevo el huevo

Mamá lo toma
con gran esmero
luego al ratito
me lo trae frito

El concurso escolar

Flota, mi barquito, flota
que has de ganar la carrera
Deja que el viento te arrastre,
deja que le agua te meza;
no tengas miedo a las olas
no te asusten las mareas,
que has de darme a mí en el agua
lo que yo te di en la escuela.

¡Canta, jilguerillo, canta!

Canta jilguerillo, canta
Canta con tu voz dolida
Que no es más grande tu herida
Que el clamor de mi garganta.

Canta, canta, jilguerillo
Canta como canto yo,
Tú con tus trinos violetas
Yo con mis llantos de amor.

Canta jilguerillo, canta
Canta con tu trino azul,
Que yo canto mis tristezas
Tus tristezas cantas tú.
Niño con barquito
Imagen de SofieLayla Thal en Pixabay

© 2019 Julián Resquicio / todos los derechos reservados / contodoycontado.com


SpanishEnglishFrench