Gráfica de trading b/n

Manual del Day Trader Pro

Photo by Lorenzo from Pexels

Una sinopsis o breve reseña crítica del libro de Raúl Duarte Maza

Nota: (Al final, podéis ver la foto del libro, por si acaso no coincidiera nuestra paginación con la vuestra)

Introducción al libro

Raúl Duarte nos presenta media docena de escenarios según nuestro capital de trabajo, si bien aconseja comenzar por un modesto capital de 5000 dólares. Además, sugiere a sus lectores que prueben el éxito del sistema, por anticipado, con un programa de simulación. El consejo nos parece muy sensato, pues de lo contrario parecería una buena versión del cuento de la lechera. En cambio, lo que él denomina “nuestro objetivo inicial” está dentro de lo razonable para un trader medianamente preparado y altamente disciplinado. Estos son los parámetros que Duarte nos aconseja para comenzar:

“Una administración del riesgo que tolere pérdidas menores por trade y por día” con los límites que se expresan:

  • Promedio riesgo a capital 2,5% por trade. (125 dólares, o 2,5 puntos del mini SP500)
  • Promedio riesgo a rendimiento: 1 a 1,20 (es decir, 3 puntos de beneficios frente a 2,5 puntos de pérdida tolerada por trade, siempre referidos al mismo subyacente)
  • Límite de pérdida diaria para abandonar el mercado: 250 dólares (5% del capital) o 2 trades perdedores, lo que antes suceda.

Duarte tolera hasta un máximo de 4 trades por día, pero sólo si se hacen en las dos partes de la sesión regular (principio y cierre del mercado del mini SP500), dejando siempre entre trades una pausa de 15-30 minutos para esperar a que se desarrolle el movimiento subsiguiente, y siempre que no se haya producido ninguna de las limitaciones referidas en el párrafo anterior.

Proyectar siempre los tres escenarios posibles que existen en cada trade que realicemos

“Proyectar siempre los tres escenarios posibles que existen en cada trade que realicemos, que son: usar nuestro para-pérdidas, alcanzar nuestro objetivo original, o usar el alterno, de preferencia más cercano a nuestro objetivo original que a nuestro precio de entrada”.

Raul Duarte Maza

El “objetivo alterno” al que también llama “rendimiento mínimo del trade”, lo establece en +/-0,5 puntos del mini SP500 (25 dólares), pero sólo  se utilizará “si se alcanzó, ya dentro del trade, una utilidad previa de al menos 2 puntos”. Es decir si ya hemos llegado a ganar 100 dólares dejaremos que nuestro trade cumpla su objetivo, pero nunca dejándolo retroceder más del 75% de los beneficios arrancados al mercado.

Este principio nos parece de gran utilidad, si bien sólo es posible realizarlo en mercados tranquilos o desplazando a priori nuestro stop loss para salvar esos 25 dólares en caso de un retroceso súbito, lo que dará lugar en muchos casos a que el mercado se vuelva con fuerza tras nuestra salida, pero al mismo tiempo evitará que salgamos de un trade ganador con una pérdida de 50 o más dólares, no olvidemos que la diferencia entre salir de la posición ganando 25 dólares y salir perdiendo 50 es de 75 dólares.

Algunos consejos y recomendaciones propuestos por el autor

  • El autor recomienda “tener un buen conocimiento” del subyacente que se opera y de su “comportamiento”, de aquí que él nos recomiende operar con “un solo tipo de instrumento”, que en su caso es el mini SP500.
  • Advierte de la necesidad de que nuestro para-pérdidas y nuestro objetivo original deben colocarse siempre de forma objetiva, es decir, “en base a los soportes y resistencias más cercanos a nuestra entrada”. Este factor –recomendado en todos los manuales serios de trading debe ser tenido en cuenta antes de entrar en una posición. En nuestra caso, dado que entramos siempre a mercado con una orden bracket (es decir, con una triple orden, una principal y dos subordinadas), ajustaremos a posteriori los niveles siguiendo esta recomendación y, de ser posible, sin salirnos de los límites máximos recomendados por nuestro sistema.
  • Aconseja no entrar a mercado, o suspender la operación si ya se ha iniciado, en los casos de baja concentración, bajo estado anímico, e incluso bajo estado físico. La experiencia nos dice que tiene razón: entrar a mercado cuando uno se siente deprimido por cualquier preocupación, es algo que casi sistemáticamente te aboca a las pérdidas. Lo del estado físico es más discutible y en cuanto a la “baja concentración” suele ser consecuencia de un estado anímico negativo.
  • Desaconseja incrementar un contrato antes de haber alcanzado su llamado “6×4” (ganar 6 puntos, netos de gastos, por semana durante 4 semanas seguidas) o haber alcanzado el capital necesario para mantener la misma relación de riesgo a capital que hemos explicado.
    El objetivo señalado por Duarte (69 dólares brutos por día para obtener 60 dólares netos) parece banal, pero es importante. Si este objetivo se alcanza con regularidad al menos durante varios meses, estamos en situación de abordar unos objetivos algo más ambiciosos.
    En la práctica el autor nos explica que el 6×4 supone unas utilidades de 300 dólares netos semanales o 1200 dólares mensuales, lo que traducido a nuestra moneda supone 980 euros mensuales netos, unos 49 euros netos diarios. Esto facilita las cosas, dado que nuestra plataforma nos proporciona visualmente la información de pérdidas o beneficios en euros netos de gastos.
  • El autor nos ofrece incluso una interesante tabla (pág.45) que puede tener una gran utilidad para referenciar nuestros objetivos en virtud del tamaño de nuestra cuenta y de otros factores. No obstante, el objetivo primario que hemos esbozado – y que el autor pone como propio – puede ser una buena forma de empezar a luchar contra nosotros mismos en busca de la pretendida rentabilidad.
  • Duarte nos avisa también del riesgo de permanecer en el mercado después del cierre regular, factor que por experiencia sabemos que es el origen de muchos disgustos. Llegados a este punto (el cierre del mercado de los índices de CFDs), debemos salir sin tener en cuenta la situación de la operación en curso, que si se cumple el plan trazado no debería implicar una pérdida superior a 125 dólares.

Su Método: El Rango Lateral–Momentum

Duarte nos explica de una forma simpática y sincera los avatares que le llevaron a buscar un método sencillo y al mismo tiempo válido para operar en cualquier situación de mercado. Para ello comienza averiguando la tendencia primaria diaria del subyacente con el que trabaja, con el fin de sacar provecho tanto de los días de rango lateral (días en que el rango de volatilidad, al menos tras la primera media hora de negociación, sea inferior al 1%), como de los días momentum (cuando el rango de volatilidad durante un periodo similar sea igual o superior al 1%), porcentajes referidos siempre, en su caso, al precio actual del Mini S&P500 y basados en su media histórica.

Un rango es momentum cuando presenta un movimiento tendencial, alcista o bajista, en parte o durante toda la jornada; mientras que lo definimos como lateral cuando el precio oscila sin un sentido direccional concreto, es decir moviéndose en un rango. Duarte define cada uno de estos movimientos basándose en el gráfico diario y según las pautas que siguen:

  1. Tendencia primaria diaria bajista, se da cuando el tope y el fondo de la vela diaria actual, en formación, son más bajos que los respectivos tope y fondo de la vela diaria previa.
  2. Tendencia primaria diaria alcista, se da cuando el tope y el fondo de la vela diaria actual, en formación, son más altos que los respectivos fondo y tope de la vela diaria previa.
  3. Tendencia primaria diaria lateral, se da cuando el tope y el fondo de la vela diaria actual, en formación, son divergentes con los respectivos tope y fondo de la vela diaria previa. Es decir, cuando no presentan los criterios definidos para establecer una tendencia diaria alcista o bajista.

Cómo operar, según Duarte

Duarte dice operar de forma simultánea y permanente con gráficos de 1 y 5 minutos (con un rango visible de dos día y seis horas, respectivamente), pero se apoya en las gráficos de 10, 15, 30 y 60 minutos para afinar soportes y resistencias o cuando éstos no son visibles en el gráfico de 5 minutos. Dice también “vigilar”, eventualmente, la gráfica de 1 día a plazo de 3 meses y la del Mini índice a 10 años.

Opera sólo con la acción del precio, lo que le permite dedicar su tiempo a la localización de las referencias gráficas más importantes a las que llama “filtros primarios” como son:

  • Determinar la última tendencia intradía (que obtiene siempre en el gráfico de 5 minutos), “la que nos da de comer”. Con ella confirmaremos si nos encontramos ante una jornada lateral [plana] o ante una jornada momentum [tendencial]. Esta tendencia, nos ofrece mejores posibilidades cuando va en el mismo sentido que la tendencia primaria diaria. 
  • Establecer el/los soportes y la/las resistencias más cercanas al último precio y, finalmente,
  • Determinar los seis diferentes patrones o criterios que se forman cerca de estos cruciales niveles de precio, los niveles o zonas de precio que generalmente ofrecen las mejores entradas – y salidas – y por lo tanto las mejores probabilidades de alcanzar nuestro objetivo original o alterno. Estos 6 patrones o criterios de entrada a los que hace referencia el autor en la página 100 dejándonos un poco “colgados” y, descritos posteriormente en las páginas 122 y ss., son la base final de su método Rango Lateral-Momentum y deben aplicarse siempre, según el autor, a niveles cercanos a soportes o resistencias, y teniendo siempre presente la última tendencia intradía para saber si nos encontramos ante un inicio de jornada Lateral o Momentum.

disparando siempre a precio de mercado

A partir de la página 101, Duarte nos presenta el contenido de relleno de todo libro de trading, definiendo brevemente las velas, las tendencias, los soportes, etc., si bien de forma muy esquemática y encauzándolo todo en cierto sentido hacia el desarrollo de su método. En la página 123 nos habla finalmente de sus 6 criterios para ir cortos o largos, disparando siempre a precio de mercado “con el fin de asegurar la entrada en el momento preciso” y no ignorando la liquidez del Mini SP500 con el que trabaja y que le permite augurar muy leves deslizamientos.  

Los seis patrones o criterios de entrada

Estos seis patrones o criterios de entrada están debidamente explicados en el libro por lo que obviamos su descripción detallada. Sólo matizar que se trata de 3 criterios de entrada cortos y de 3 criterios de entrada largos, que el autor describe en una sola secuencia numérica.

Para aquéllas personas que no dispongan del libro, hemos copiado los diversos gráficos de aplicación que nos proporciona el autor, lo que hará que estas descripciones estén más más compresibles.

También hemos corregido la redacción de estos párrafos de entradas y salidas para hacerlos más fácilmente entendibles para un lector español, pues a pesar de que el autor mejicano utiliza un perfecto castellano, la ambigüedad de ciertas expresiones locales producen confusión, pudiendo darse a interpretaciones. Al menos así nos ha parecido a nosotros.

Los 3 criterios de entrada para ir cortos

Los 3 criterios de entrada para ir cortos, disparando como ya hemos comentado a precio de mercado, en cualquier momento durante la formación de las 2 primeras velas de 1 minuto posterior a su formación, son:

  • 1) Un doble tope (o tope pico) en niveles de resistencia horizontal en gráfico de 5 minutos, previo a un doble tope (o tope pico) más bajo en gráfico de 1 minuto:  

Cuando dos o más velas de un minuto (juntas o separadas hasta por cinco velas con topes más bajos), forman topes en el mismo precio (o muy aproximado) y dichos topes se encuentran por debajo de al menos un doble tope similar en zona de resistencia horizontal establecida en velas de cinco minutos.  

Criterio 1º de entrada cortos
  • 2) Un tope individual en niveles de resistencia horizontal [en gráfico de 5´], previo a un doble tope o tope pico más bajo:

Cuando dos o más velas de un minuto (juntas o separadas hasta por hasta cinco velas con topes más bajos), forman topes en el mismo precio (o con una pequeña diferencia), y éstos se encuentran por debajo de al menos el tope de una sola vela en zona de resistencia horizontal, establecida en velas de 5 minutos.

Criterio 2º de entrada cortos
  • 3) Una tendencia intradía última bajista, previa a un retroceso alcista, con un doble tope o pico al final, en probable resistencia horizontal  o en niveles de resistencia tendencial bajista:  

Este ejemplo es bastante entendible, sin leer siquiera las descripciones: 1º vemos en el gráfico de 5 minutos cual es la tendencia intradía; al terminar esta tendencia se produce un rango lateral que se aprecia en el gráfico de 1 minuto y que acaba en un retroceso alcista de la tendencia diaria. Marcamos la resistencia tendencial en el gráfico de 1 minuto (también podría tratarse de una resistencia horizontal) Cuando la resistencia tendencial es alcanzada por 2ª vez y retrocede ya estamos en disposición de iniciar una posición corta tan pronto como se produzcan las primera o segunda vela de retroceso)

Criterio 3º de entrada cortos


Los 3 criterios de entrada para ir largos

Los 3 criterios de entrada para ir largos, disparando como ya hemos comentado a precio de mercado, en cualquier momento durante la formación de las 2 primeras velas de 1 minuto posterior a su formación, son:

  • 4) Un doble fondo o pico en niveles de soporte horizontal, previo a un doble fondo o fondo pico más alto:
Criterio 1º de entrada largos
  • 5) Un fondo individual en niveles de soporte horizontal, previo a un doble fondo o fondo pico más alto:
Criterio 2º de entrada largos
  • 6) Una tendencia intradía última alcista, previa a un retroceso bajista, en probable soporte horizontal, o en niveles de soporte tendencial alcista:
Criterio 3º de entrada largos

El general el libro nos parece honesto, sincero y no falto de utilidad práctica, pero eso no quiere decir, ni mucho menos, que con estudiar el sistema expuesto por Duarte pueda llegarse a una situación sostenida de rentabilidad. La rentabilidad en trading sólo puede conseguirse con mucho estudio y mucha práctica, sobre todo con mucha práctica, y con un dominio de las herramientas y de los procesos exento de errores, de manera que la ejecución de la órdenes y la toma de decisiones posteriores, sea algo tan automático como conducir un vehículo, o, quizás exagerando un poco, como respirar o caminar. Aun así, consideramos que una detenida lectura del libro podría contribuir a hacernos tomar conciencia de todo lo dicho.

Espero que esta información os pueda ser útil. Al menos os acercará un poco a la obra citada.


Nociones teóricas sobre los gráficos explicados

(Algo de ayuda para los más despistados)

El doble pico ( = doble tope o doble techo ) se produce cuando hay una tendencia alcista. En este caso los máximos son cada vez más altos pero si en un momento dado un máximo no es más alto que el anterior podría indicar que va a producirse un cambio en la tendencia del activo. La figura de los dos picos llega a confirmarse cuando la cotización cae por debajo del último mínimo, el cual se produjo entre los dos máximos anteriores.

Éste, es considerado un patrón bajista, ya que representa un fracaso para ir por encima de un punto en particular. Se le atribuye un nivel de probabilidad del 70%, siendo considerado como una de las formaciones gráficas bajistas más eficiente.

Para operar:

  1. Usted debe ver al menos dos puntos de tope (o pico) en una estrecha banda de resistencia.
  2. Ingrese cuando el precio caiga por debajo de la parte más baja del valle establecido antes del segundo pico.
Doble tope (o doble pico o incluso doble techo, como se ve en el gráfico central)

El doble fondo ( = doble valle, doble suelo) se considera un patrón alcista, ya que representa un fracaso para ir por debajo de un punto en particular. Se le atribuye un nivel de probabilidad del 70%, siendo considerada como una de las formaciones gráficas alcistas más eficiente.

Éste, se produce cuando hay una tendencia bajista. En ella los mínimos son cada vez menores. Si en un momento dado un mínimo no supera al anterior puede ser indicador de que va a producirse un cambio de tendencia. La figura de los dos valles llega a confirmarse cuando la cotización supera al último máximo, es decir, al que se produjo entre los dos mínimos anteriores.

El tiempo que transcurra entre entre los dos picos o los dos valles, dependerá del time frame utilizado, pudiendo ser minutos, horas, semanas o incluso meses. Pero otro dato que hay que tener en cuenta y es que las figuras que indican un cambio de tendencia alcista a bajista se producen con mayor rapidez que las que muestran un cambio de tendencia bajista a alcista. (Recuerda el famoso dicho de que “el precio en la bolsa sube en escalera, pero es frecuente que baje en ascensor”)

Para operar:

  1. Usted debe ver al menos dos picos bajos en una estrecha franja de soporte.
  2. Ingrese cuando el precio suba por encima de la parte más alta del pico establecido antes del segundo valle.
Patrón alcista, doble fondo
Doble fondo, un patrón alcista

Representamos tres gráficos por cada figura chartista con el fin asimilarla en su variabilidad. En cuanto a su fiabilidad debemos ser muy conservadores, ya que depende de numerosos factores entre los cuales no es despreciable la volatilidad del momento, como puedes ver en el gráfico de la derecha. La  fiabilidad de estas figuras será mayor en un gráfico semanal que en un gráfico diario, horario o de sólo unos minutos. En cualquiera de los casos sin embargo la probabilidad de que acertemos es al menos del 60%.

Observa que el DOBLE TECHO es una especie de HOMBRO-CABEZA-HOMBRO bicéfalo, mientras que el DOBLE VALLE representa un HOMBRO-CABEZA-HOMBRO bicéfalo invertido. (Es la figura que siempre hemos visto, de una forma muy simplista, como W (formación alcista) o M (formación bajista))


SpanishEnglishFrench