mujer de espaldas

Dos poemas dedicados a Deva

A mi querida y admirada seguidora, @Deva_astur, por su inestimable ayuda en la promoción y lectura crítica de algunos de mis poemas.

“quisiera ser simiente
fértil, fecunda,
para que no falten nunca 
espigas en tu corazón”

(@Deva_astur)

No sé Vera, si debiera
contarte mis sentimientos,
pues es la amistad sustento
para cosas pasajeras:

Que mi ruiseñor ha muerto
Que me hallo bien a tu vera
Que no comprendo a este tío
que no entiende mis maneras
Que en las mañanitas yo, 
me pierdo en tu primavera
Que no te enojes conmigo,
que no me voy con cualquiera
Que anochece pronto hoy
Que a mi ya nadie me espera
Que los gatos tienen alas
para cruzar sementeras
Que las amapolas lloran
Que los geranios requiebran
Que el otoño vive triste, 
pero vive a su manera.
Que estuve a punto de amarte
de pedirte que me quieras
Que tu respuesta fue larga
pero yo no estaba en ella.
Que yo soñaba contigo
perdiéndome en tus riberas,
como se pierde un cometa
sin rumbo fijo en la esfera,
como se pierden los seres,
como se pierde cualquiera.


Este poema, fue dedicado a @Deva_astur, por su ayuda inestimable y su crítica excesivamente elogiosa de mis poemas, que tanto me ha obligado a mejorar para no defraudar sus expectativas. Gracias, Deva, en mis poemas siempre hay algo de ti.

Solo soy eso

¿Por qué se calla la luna,
por qué el lucero me huye
cuando el Universo fluye
sin alteración alguna?

¿Por qué se enojan los vientos
si pueden mover mis ramas?

¿Por qué me teme el ocaso,
si engendra cada mañana?

¿Por qué me huyen las olas
si apenas yo soy espuma?

¿Por qué se apagan al verme
esos campos de amapolas?

Soy tan solo un soñador
que a base de amarte tanto
convirtió su amor en llanto.
Solo soy eso, ¡joder!

(Este poema fue dedicado a Deva en junio del 2019 y revisado el 16/09/2019)

© 2019 Julián Resquicio / todos los derechos reservados / contodoycontado.com


SpanishEnglishFrench