CFDs vs mini Futuros

CFDs vs mini Futuros

CFDS EL OBSCURO NEGOCIO
DE LOS CREADORES DE MERCADO

¿Merece la pena invertir en CFDs?

Son numerosos los brokers que pululan por el mercado en que nos movemos los pequeños traders. Todos ellos se muestran muy obsequiosos ofreciéndonos sus operaciones en CFDs con las que podemos ganar mil euros al mes con un pequeño capital inicial y sin gran dificultad. Eso sí, antes de que empieces a ganar dinero, te sugieren acudir a sus charlas y web binarios para formarte, pues el mercado es complicado y es preciso estudiar un poco.

En general suelen ser “creadores de mercado” y no agentes comisionistas. Ellos no disponen de ningún otro tipo de produzco, solo te ofrecen CFDs, lo que tienen, con lo que deben lidiar, con lo que pretenderán engatusarte. Los propios captadores no son en absoluto gente preparada para invertir en bolsa, son gente con aptitudes para la venta, para la captación de clientes, la materia prima para el desarrollo de su negocio.

Suelen disponer de diversidad de subyacentes, en los que puedes actuar:

Forex, mini Futuros (los Futuros son demasiado grandes para la mayoría de los traders) y, en los brokers de más relumbre , incluso acciones españolas y/o americanas.

Todo ha sido preparado con el fin de que las masas puedan llegar al mercado,
al poderoso Mercado, constituyendo, de hecho, uno de los motores que lo mueven, que lo dinamizan, haciéndolo más atractivo para los verdaderos traders que gozosos se reparten el pastel. Todos sus productos son recreados, manipulados por ellos. Ellos son los inversores, los que poseen los valores, esto en el mejor de los casos, pues puede ocurrir que simplemente los presuman, asumiendo ellos mismos el riesgo de la “banca” y haciéndotelo asumir a ti, en última instancia, en caso de insolvencia.

Estos disfrutan de las normas de seguridad del mercado. Tú, comprador de fragmentos de un subyacente cualquiera (incluso si compras un mini Futuro o
un lote de Forex), no tienes otra garantía que la que se deriva de la solvencia de tu broker, y la de las norma de seguridad financiera que las leyes establecen para este tipo de mediador.

Como la aportación que te exigen para abrir cuenta es ridícula, desde 100 euros a unos 3000, tu capacidad de compra con ellos es siempre muy pequeña, pues ya conoces que tu capital disponible es proporcional a tus posibilidades de intervención en el mercado.

Puedes comprar 5 acciones del Santander o solo 2,25 acciones;1000 euros de cualquier tipo de cambio en Forex, o 0,02 mini Futuro del Ibex35, lo que se te ocurra, sólo depende de cuánto estés dispuesto a perder. Pero, no lo olvides, en ningún caso eres propietario de nada, simplemente adquieres un compromiso con tu broker basado en el cumplimiento de un contrato, que se supone de buena fe entre ambas partes, y que debería serlo en la mayoría de los casos, lógicamente.

Estos brokers suelen presumir ante todo de no cobrarte comisión por tus operaciones. Procura estar atento, eso no es una ventaja porque basan sus beneficios en la horquilla, diferencia entre el precio real de compra o venta en el mercado de ese producto, y el precio a que ellos te lo ofrecen. La comisión es más transparente, pues te permite juzgar si tu broker es usurero o no lo es, con lo que puedes buscarte otro; no tener comisión es solo un indicio de estás pagando unos precios de compraventa superiores, a veces usureros, pero de los que no posees información alguna, esta, la irás obteniendo a lo largo del tiempo al comprobar cómo se esfuma tu capital tras la acumulación de pequeñas pérdidas. Desde el punto de vista de la operativa, pagar las comisiones en forma de horquilla impide trabajar con seguridad si operas con órdenes directas sobre el gráfico, algo muy habitual. Yo siempre opero de este modo.

Otro aspecto del que suelen presumir, es de que puedes intervenir en el mercado con cantidades mínimas, y esto es ciertamente una ventaja cuando precisas este servicio para tantear el mercado con alguna estrategia nueva, pues pese a que se paguen unas comisiones abusivas, las pérdidas son siempre muy discretas.

Los brokers serios, que los hay, disponen también de estos productos diseñados, pero no los promocionan, simplemente te los ofrecen por si deseas utilizarlos en pequeñas operaciones de prueba o simplemente para tratar de disminuir pérdidas cuando tienes una operación en marcha que camina en contra tuya y no deseas liquidarla. En tal caso, una posición contraria en CFDs podría mitigar pérdidas. (Esto, confieso que lo digo con reservas, salvo que el activo en cuestión sean acciones) Además estos brokers, si utilizas esta modalidad de inversión, suelen cobrarte comisiones similares a las que debes pagar si inviertes directamente en el activo subyacente.

CFD de Índices versus mini-Futuros

¿En qué invertir?

Desde el punto de vista de los gastos de gestión es evidente que debemos elegir un mini Futuro antes que su equivalente en CFDs. Veámoslo con un ejemplo real en nuestra plataforma:

1º- Compramos 20 contratos del Nasdaq 100 en CFDs

(Ver Cuadro de Actividad, abajo a la derecha del pantallazo) La horquilla del Nasdaq oscila entre 0,25 y 0.5 puntos por índice. (ver cuadro arriba a la derecha) Imaginemos que hemos pagado el mínimo de 0,25 puntos por índice, eso supone haber pagado ya un gasto previo, de entrada a mercado de 5 dólares (0,25×20 = 5 dólares). La comisión como veis en el pantallazo es de 13,89 dólares por lado (13,89 / 20 = 0,69 dólares por CFD), lo que supone un gasto total de apertura de la posición de 18,89 dólares (13,89 + 5), un costo muy razonable si lo comparamos con otros brokers, sobre todo de los que “no cobran” comisión.

Pero la mecánica de nuestras entradas a mercado es doble, hay que entrar y hay que salir, luego el costo de la operación global será de 18,89 x 2 = 37,78 dólares

Pese a tratarse de una operación de prueba, los dioses nos fueron favorables y obtuvimos un beneficio neto de 32,03 dólares (ver cuadro de abajo a la derecha), lo que indica que nuestra posición arrancó al mercado 69,81 dólares, de los cuales nosotros nos quedamos con 32,03 y nuestro broker y el mercado se quedan con 37,78 dólares, un poquito más que nosotros, ¡faltaría más!

Fijaos, siguiendo nuestro ejemplo, la gran habilidad que habéis de mostrar, pues cuando entráis a mercado ya habéis perdido 37,78 dólares, sólo cuando superes esa cantidad empezarás a ganar dinero para ti.

Conclusión:

Esto que parece una cantidad insignificante cuando las cosas nos vienen bien dadas, supone una verdadera catástrofe cuando tenemos un día aciago, en que perdemos las 4 operaciones ejecutadas. (Esto no debería ser posible, porque un trader medianamente hábil, debería abandonar el mercado tras la segunda operación negativa, pero imaginemos que no es así, lo que por otra parte es lo más habitual) Aun suponiendo unas pérdidas globales, muy comedidas, de 120 dólares por el cuarteto (30 dólares máximo de pérdidas por entrada), nos encontraremos con una pérdida efectiva de 271,12 dólares (120 + (37,78 x4).

Incluso si hubiésemos conseguido cerrar las 4 operaciones realizadas en breakeven (sin pérdidas ni ganancias), nuestras pérdidas habrían sido de 131,12 dólares ((151,12 – (5×4)), pues a la suma de gastos total de las cuatro operaciones ejecutadas, es preciso restarle el costo de la horquilla, que debe ser ganada para salir sin pérdidas ni ganancias de la operación.

Observa que salir de una posición en breakeven supone, exactamente, estar exponiendo tu dinero para pagar al mercado y a tu broker, sobre todo a tu broker.

Cómo puede verse nuestro juego no es un juego de suma cero, sino un juego de suma muy negativa, bastante negativa al nivel que hablamos. Una parte considerable del pastel se queda en el camino:

  • Si el mercado no se mueve en absoluto perdemos 37,78 dólares por operación cerrada, más los probables deslizamientos.
  • Si en mercado se mueve en contra nuestra perdemos el desplazamiento negativo + 37,78 dólares, sin contar deslizamientos.
  • Si el mercado se mueve a nuestro favor, al desplazamiento favorable es preciso restarle los 37,78 dólares por operación más los probables deslizamientos.

Como se desprende de todo ello, ganar al mercado es todo un reto, sobre todo si operamos con un mal broker que solo piensa en desangrarnos.

Pantallazo en el que se basa la comparativa

2º- Veamos ahora haciendo la inversión equivalente con la compra de 1 contrato del mini-Nasdaq 100

El contrato del Mini Nasdaq tiene un factor multiplicador de 20, lo que indica que estamos negociando 20 contratos de ese índice, como sucedía en el ejemplo anterior. Su resultado económico es idéntico, 20 dólares de pérdida o de ganancia por cada punto que se mueva el precio, a nuestro favor o en contra nuestra.

Por seguir la comparativa, imaginemos que la horquilla ha sido de 0,25 dólares. Puesto que sólo hemos operado un contrato, hemos debido asumir 0,25 dólares de gasto previo. La comisión ha sido de 2,05 dólares por lado de la operación (véase el importe en Actividad del cuadro de arriba), lo que supone haber asumido un coste previo de 4,60 dólares ((2,05 x 2) + ( 0,25×2)), nuevamente sin contar deslizamientos, ya que estos son imprevisibles.

Conclusión:

Imaginemos ahora que aplicamos los mismos resultados económicos que se han explicado para la cuádruple operación de los 20 CFDs del ejemplo de arriba. Nuestras pérdidas globales habrían sido igualmente de 120 dólares (30×4), pero la pérdida efectiva es de sólo 138,40 dólares ((120 + (4,60 x 4)) y no los 271,12 dólares con nuestra operación en CFDs. El día fue igual de aciago, pero nuestras pérdidas, invirtiendo directamente en el activo, se redujeron en 132,72 dólares (271,12-138,40), prácticamente al 50%.

En el supuesto ideal de haber cerrado las 4 operaciones en breakeven, nuestra pérdida de la jornada habría sido de tan sólo 4,10 dólares por posición negociada, es decir de 16,40 dólares, por las cuatro entradas en contra nuestra.

Entonces, ¿merece la pena trabajar con CFDs?

La respuesta parece obvia: económicamente, los CFDs son sólo rentables para nuestro broker

Fijaos:

En mi anterior broker la compra y venta de 1 CFD de índice me costaba 12 euros por cara, es decir 24 euros por entrar y salir de mercado; en mi broker actual, ese mismo CFD me cuesta 1 dólar por cara, es decir 2 dólares total.

Y no me preguntéis cual es mi broker, buscad, aquí no hacemos publicidad para nadie, simplemente denunciamos abusos.

¿Y, entonces?

La única ventaja que te ofrecen los CFDs es su flexibilidad, la posibilidad de hacerlos divisibles, de poder entrar a mercado con cantidades ínfimas, con posibilidad mínima de llegar a beneficios, dada la enorme comisión relativa que se debe pagar, pero que impiden la asunción de grandes pérdidas.

Y este es el cliente potencial que buscan la mayoría de ellos, un trader con muchas ilusiones y escasa formación, quien durante unos meses, tal vez semanas o días, les dejará 1000 euros de beneficios, ellos no esperan más.

Si este es tu caso deberías planteártelo seriamente.


© 2019 Julián Resquicio / todos los derechos reservados / contodoycontado.com


SpanishEnglishFrench